Twitter

miércoles, 5 de abril de 2017

Mitología electoral

¿En qué consiste hacer un análisis político? Desde mi perspectiva, debería ser una valoración de condiciones objetivas respecto a un hecho político, a partir de la cual se emite una opinión, la que claro está y por definición, siempre será subjetiva. Es común que ante unos mismos datos, la conclusión de dos observadores sea diferente: influyen sus pre concepciones, preferencias y marco ideológico, entendido como una visión de mundo particular que se utiliza para interpretar la realidad.

El problema con el análisis se da cuando las premisas no son ciertas. Como le digo semestre a semestre a mis alumnos, uno puede decir que como el sol sale al este, los países asiáticos son mas desarrollados porque se levantan antes que nosotros. Por supuesto que la conclusión es disputable -por no decir descabellada-, pero la premisa es correcta, porque efectivamente el sol sale al este. Diferente sería que que se inicie un razonamiento diciendo que el sol sale por el oeste: la conclusión, por mas lógica que parezca, no podrá nunca ser correcta.

En esta misma dirección, en la pasada convención del PLN encontré algunos analistas acudiendo a lo que yo llamaría mitología electoral para fundamentar sus opiniones. Uno de estos mitos fue el de sostener que la victoria de José María Figueres era inevitable porque "contaba con el apoyo de la dirigencia del partido". Nada mas alejado a la realidad. Lo cierto es que Antonio Alvarez Desanti contaba con el apoyo de la mayoría de los diputados y alcaldes liberacionistas, y su tendencia fue la que inscribió más papeletas distritales y mas fiscales de mesa. Estos hechos eran evidentes y fácilmente comprobables, pero algunos prefirieron reproducir el mito antes de comprobar si era cierto.

El segundo mito fue creer que porque el expresidente había iniciado su campaña desde hacía dos años llevaba una ventaja, en tanto la campaña de Alvarez Desanti inició su trabajo apenas 4 meses antes de la fecha de la convención. Se creyó  que esos dos años lograban acumular apoyos que no podían ser alcanzados en cuatro meses, cuando lo cierto es que no varió ni un ápice la opinión negativa que cerca de  un 70% de la ciudadanía expresaba de Figueres. A esa realidad inconmovible, dos años de campaña no la pudo cambiar y resultó un techo electoral insuperable. Y así lo reflejaron las encuestas en todo momento. 

El tercer mito era, paradójicamente, el de la transferencia del mito. Como lo dijera Alvarez Desanti en alguna entrevista refiriéndose a don Pepe, todos los liberacionistas somos figueristas. Pero está claro que la gente supo hacer la diferencia entre Figueres Ferrer y Figueres Olsen, pues hacia el final del proceso casi un 50% de los liberacionistas manifestaba una opinión negativa de José María. No existía ninguna evidencia que la ciudadanía verdiblanca fuera a trasladar de manera automática su admiración de un Figueres hacia el otro, pero igual se utilizó esta presunción como pilar de un análisis a todas luces poco riguroso.

El cuarto mito, utilizado por "expertos en redes sociales" que aparentemente quieren ser analistas políticos, es el de las interacciones, entendidas como las reacciones que genera una entrada en redes sociales. Para esta gente, el que Figueres tuviera mas interacciones que Alvarez Desanti era un signo inequívoco de que ganaría la convención. Pero esos mismos "expertos" ignoraban, asumo que deliberadamente, el carácter de esas interacciones. Es cierto, por ejemplo, que Alvarez Desanti suscitaba menos comentarios en su publicaciones de Facebook, pero la mayoría eran positivos; caso contario era el de Figueres. Al final, tener 500 comentarios con 350 positivos resultó mejor que tener 1000 comentarios con 900 negativos.

Este es el tipo de cosas que a las que hay que ponerle atención cuando se escucha o lee un análisis político. Porque si las premisas son incorrectas o parciales, el análisis de debilita y el analista es cuestionado, porque la utilización de hechos no probados o producto de una reflexión sesgada e insuficiente, refleja desidia y falta de rigor, o, simplemente, una preferencia oculta que inclina el análisis en una dirección específica. Y que cada palo aguante su vela.

Twitter: @robertogallardo
Facebook: https://www.facebook.com/roberto.j.gallardo.n/


4 comentarios:

William ramírez dijo...

Muy buen enfoque, no solo político sino también metodológico.

Jorge Fallas dijo...

Muy interesante y acertado el comentario. Don Roberto al menos es honesto en decir claramente que es partidario de don Antonio, y sus opiniones deben verse en este matiz. Eso no las hace falsas o las deslegitima de entrada.

La pregunta sobre la convnecion es si tienen una idea aproximada de cuantos votantes acudieron a las urnas para "votar estrategicamente", es decir, no partidarios del PLN que votaban por el candidato "mas debil". Personalmente creo que esa idea es un mito en convenciones abiertas: al final es muy dificil que un segmetno significativo de la poblacion se organice para sabotear una convencion.

Dicho esto, me parece que la discusion de si una convencion es abierta o no es valida, y me inclino mas a una convencion cerrada, o al menos, como en el caso de la del PLN hacer a las personas firmar una promesa de permanecer inscritos en el Partido por un cierto periodo de tiempo minimo (6 meses por ejemplo). O que el TSE no permita a la gente caducar la adehsion a un partido no antes de 6 meses o un tiempo similar.

Anónimo dijo...

Todo eso señor y la realidad es que se sumaron únicamente para mi, sin ser analista, sin ser profesor y sin premisas muy elaboradas, tres situaciones,el cambio en el pensamiento de los electores, la mala imagen de Figueres Olsen y el apoyo que le dio Oscar Arias a Desanti. Y me atrevo a decir, nada alejado de la realidad que el último aspecto fue el que hizo la diferencia. Lo anterior, como bien usted dice, no puede ser indicativo de asumir que PLN ganará las elecciones presidenciales, como de escucha entre algunos, esto se convertirá en un mito,pues si los liberacionistas acuden en la misma cantidad a esas elecciones como lo hicieron para esta convención interna, no saldrán ni para el tercer lugar general.

BkCoffee Costa Rican dijo...

Uno en estos casos debe ser pragmatico basado en una realidad simplemente perdió. Un candidato igual que los otros 2 restantes , lo único que me preocupa como Liberacionista que tan cierto , 150 mil votos del otro, le darán el apoyo al candidato oficial yo no insitiria en como perdió el otro, Si no lograr , que esos sigan al candidato como debe ser y que el 75% de los que dicen que no votaran convencer en ello.En dónde las banderas no pesan de una población pide resultados concretos reales.Creo que ya la convención debe quedar atras.