Twitter

domingo, 17 de abril de 2016

Una sociedad diferente y la salida de CR del proyecto de la refinería

El asesinato de una persona joven por parte de un grupo de delincuentes en playas El Coco, generó una ola de indignación en el país. Pero a raíz de este hecho, se develaron algunas manifestaciones a las que deberíamos ponerle atención como sociedad.

Primero, pareciera que para algún sector de la población, la violencia se materializó repentinamente a partir de este lamentable suceso. Medios de comunicación, analistas y programas opinión, informaron y opinaron con profusión sobre este hecho, y lo que significaba en términos del aparente fin de una sociedad pacífica. Lo cierto es que Costa Rica enfrentó en el 2015 el año mas violento de su historia, uno en donde la tasa de homicidios alcanzó un nivel de epidemia, según los criterios de Naciones Unidas.

Este tipo de violencia por supuesto es posiblemente la que mas nos conmueve por ser también la de consecuencias más dramáticas. Pero cotidianamente tenemos otras manifestaciones de violencia en Costa Rica, que por repetidas se han vuelto comunes, casi que una anécdota, pero que podrían denotar un estado de ánimo subterráneo al que habría que ponerle atención.

Así por ejemplo, manejar en Costa Rica se ha vuelto un ejercicio de prudencia y autocontención abrumador. Espoleados por las sempiternas presas que los aquejan, los conductores costarricenses muchas veces terminan sucumbiendo a la desesperación y terminan actuando de manera muy agresiva. Estoy seguro que el lector estará recordando ya las veces que ha tenido que enfrentar una situación de esta índole.

¿Quiere otro ejemplo de la violencia que aparentemente permea a la sociedad costarricense? Lea los comentarios que dejan las personas en las ediciones digitales de los medios de comunicación. O simplemente lea los comentarios que en mi página de Facebook dejan algunos a las cosa que escribo o agrego. Hay personas que parecen sentir la necesidad imperiosa de insultar. Peor aun, parece que para algunas personas el insulto está absolutamente justificado. La violencia verbal que uno encuentra en estos medios ya no es una cosa anecdótica, sino un síntoma de algo mas profundo.

Pero hay otra cosa que este hecho lamentable pareció evidenciar. Entrevistado por REPRETEL, un “testigo clave” narra lo sucedido de una manera que podría ser una llamada de alerta. Hablando del grupo de muchachos del que formaba parte la víctima, la persona entrevistada se refirió a ellos como “los muchachos de Escazú”. ¿Qué puede significar esto? ¿Por qué no dijo que eran “muchachos de San José”. Ciertamente ya para el momento en que se entrevista a esta persona había quedado clara la procedencia del grupo de muchachos, pero la mención parece innecesariamente específica. Y en redes sociales, algunos, muy pocos, acudieron a la clase social como un elemento explicativo de lo que sucedió. Y eso no ha sido común en nuestro país. Que pase ahora podría indicar que algo ha pasado, y que se ha construido una división social que para algunos no es tan evidente, pero para otros puede ser una pesada carga.

Valdría la pena explorar a profundidad el estado de las relaciones sociales en nuestro país. Para una sociedad que históricamente se ha preciado de ser igualitaria, el resultado de ese análisis podría revelar cambios profundos en nuestro tejido social.

**************************
Recuerden escuchar la nueva entrega de Café Futbol, proyecto de Alvaro Gallardo y Alberto Alfaro.
**************************

“Como resultado de las negociaciones emprendidas por la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) con su contraparte china, Costa Rica logró tres importantes acuerdos respecto al proyecto construcción de la refinería de Moín.

En primer lugar, Recope será la institución encargada de coordinar y ejecutar un nuevo estudio de factibilidad del proyecto. También se acordó realizar una revisión exhaustiva y minuciosa de las operaciones de la Sociedad Reconstructora Chino Costarricense S.A. (Soresco) y que el diseño del proyecto incorporará la producción de biocombustibles y combustibles verdes como eje fundamental de las operaciones.

El presidente costarricense fue invitado a una reunión con representantes de la Corporación Nacional de Petróleo de China, durante su visita de Estado a la nación asiática, con el fin de ratificar los acuerdos alcanzados sobre el controvertido proyecto de la refinería de Moín.” 

Así informaba el medio China Today, sobre los resultados de la visita del presidente Solís a China en febrero del 2015.  Un año después, la junta directiva de RECOPE decide salirse del proyecto, decisión que además parece no haber sido comunicada oficialmente a la contraparte china, que se encontraba negociando la venta de su participación en el proyecto a la mexicana PEMEX.

¿Por qué RECOPE no cumplió con los compromisos que negociaron con el gobierno chino? ¿Por qué no se realizó el nuevo  estudio de factibilidad que se prometió hacer? El gobierno de Luis Guillermo Solís había expresado su interés de continuar desarrollando el proyecto, pero nunca se concretó lo que ofreció. Y ahora, un año después, se decide no continuar. Extraña forma de gestionar proyectos.

Y ojalá que esta no sea la tónica, y que no terminen otros proyectos que se dejaron planteados, como la ruta 32 y la Academia Nacional de Policía, siendo descartados después de haber pasado tanto tiempo. Y de paso se siga dañando las relaciones con China, que posiblemente se esté preguntando qué es lo que pasa en un país en donde se dice que se va a actuar de una manera, y termina haciéndolo de manera completamente opuesta. O no haciéndolo del todo.

1 comentario:

Carlos Barquero O dijo...

Cómo estudiante de Ingeniería quizás esta refinería hubiese significado una gran oportunidad para mi u otros ingenieros. Sin embargo como costarricense debo decir que esta fue una gran estafa para el país sin beneficios económicos netos a largo plazo. El Observatorio del Desarrollo de la Universidad de Costa Rica no pudo encontrar relación entre la construcción de la refinería y abaratamiento de costos es más hasta podrían elevarse. Este tipo de proyectos deben hacerse bien y con la mejor empresa, con criterio económico y no político. Tenócratas deben estar detrás de estas decisiones en el futuro y no políticos que creen que le debemos favores a China.