Twitter

domingo, 3 de abril de 2016

La Presidencia se respeta, pese a todo y los Panama Papers de Costa Rica

El presidente de la República pide respeto a la figura de la Presidencia a una periodista que lo interpeló en términos absolutamente inaceptables. La noticia generó algunas tímidas reacciones de apoyo a Solís, pero sobre todo duras críticas a la periodista, sobre todo de algunos de sus colegas.

Aquí, hay que decirlo con todas las palabras, el presidente tiene toda la razón. La Presidencia se respeta. Y no hay separación entre la persona que ocupa el cargo y la institución. Dicho de otra forma, a la Presidencia se le respeta pese a cualquier cosa que haya hecho un presidente que parezca contrario a la dignidad del cargo. No importan los selfies con la lengua afuera, los disfraces multicolores, las contradicciones constantes, las medias respuestas, los cambios de opinión, la superficialidad, el “no es lo mismo venir que bailar con ella”, la descoordinación con la Asamblea Legislativa, la desaparición de los ministros, los nombramientos ilegales, las salidas en falso de ministros y viceministros y, en general, la desilusión ante las promesas no cumplidas. A la Presidencia se le respeta, en Zapote y afuera.

De este incidente también es notable la reacción de algunos periodistas. Esto que pasó con la periodista de Diario Extra, pasa frecuentemente en conferencias de prensa o entrevistas que le hacen a jerarcas de la administración pública. El periodista que interrumpe, que exhibe un tono agresivo, que confunde acuciosidad con irrespeto, es bastante común en Costa Rica

Pero en otras ocasiones que ministros, diputados o funcionarios públicos en general han reaccionado como el presidente, exigiendo respeto, la respuesta del gremio ha sido otra. La diferencia entre este caso del presidente y el de otros casos similares, parecen ser las partes involucradas. Queda la impresión que los periodistas de ciertos medios no concitan la misma solidaridad gremial.

Lo de la periodista de Extra fue, como lo fue, un falta de respeto y es lo correcto catalogarlo así. Pero otros casos similares han sido mas bien, juzgando la reacción de algunos periodistas y directores de medios, atentados a la libertad de expresión, una muestra mas de que los políticos no entienden el papel de la prensa y una señal de su incomodidad quejándose sin fundamento.

Esta sería una buena oportunidad, dado que el tono de la periodista de Extra concitó tal repudio de parte de sus colegas, para evidenciar a otros periodistas de otros medios cuando actúen de la misma forma, en el camino de mejorar relaciones que ya de por sí con conflictivas, pero que no tienen por que ser irrespetuosas.

****************************************************

No se deben subestimar los posibles hallazgos que la investigación de los denominados “Panama Papers” genere. Pero los medios involucrados deben ser responsables. Lo primero, es no establecer una narrativa sin sustento. Aunque algunas cosas parezcan evidentes, no se pueden establecer relaciones sin pruebas ni un análisis riguroso de las particularidades de cada caso.

Así entonces, implicar que “este bufete tiene prácticas cuestionables, ergo, todos sus clientes los contratan por eso”, no es correcto antes de analizar cada caso. Desde esta perspectiva, la lista de personas mencionadas en los papeles no significa de manera inequívoca que quienes están en ella sean evasores ni criminales. Pero esa es la sensación que se transmite cuando se informa sin contexto, generalizando, pintando el cuadro con brocha gorda y no con pincel, como requeriría una cosa como esta.

Desafortunadamente, la primera entrega que hace el semanario Universidad, va en esa línea. Bajo el titular “Empresarios y banqueros de Costa Rica refugian fortunas en paraísos fiscales”, se brinda una lista de personas “que aparecen en los archivos”, con lo que se establece de primera entrada una relación que no se evidencia en el texto, por lo menos no en esta primer entrega. Y el contexto es importante, porque como lo explica la Dra. María Luisa Ávila en su clara respuesta a esta publicación, hay nombres que no tienen nada que ver con el titular.

Asumo que mucho se origina en el mecanismo que se sigue para dar a conocer esta información. Los archivos les fueron entregados a los medios involucrados hace algunos meses, y se fijó una fecha para que todos los dieran a conocer simultáneamente. La posibilidad de analizar a profundidad la información depende de la capacidad de cada medio, y de alguna manera define el ámbito y la rigurosidad de lo que se va a informar. Llegada la fecha en la que se daría a conocer la información en el mundo, ¿se sacrifica la primicia aun cuando no se haya tenido tiempo de analizar mas minuciosamente los documentos, o se publica una primera aproximación aun no habiendo tenido tiempo para analizar todos los casos a profundidad? ¿De cotejar conclusiones con marco legal? ¿De contactar  a todos los involucrados para consignar su respuesta?

La respuesta a estas preguntas parece obvia, viendo las características de la primera publicación, pero no se debe cometer el mismo error que el Semanario comete.

****************************************************

Les recuerdo escuchar una nueva edición de Café Futbol, podcast de  Alvaro Gallardo y Alberto Alfaro, sobre fútbol en Costa Rica. Muy entretenido

2 comentarios:

Jorge Fallas dijo...

Creo que en relación a este tema debería también mencionarse el caso del jóven ex-policía que se suicidó porque no pudo encotar trabajo después de ser despedido por tener ideas neo-nazis. Por más repugante que son esas ideas, es de verdad lamentable el linchamiento mediático que sufrió esta persona y las serias consecuencias que tuvo. En realidad se esperaba que el país estaba a punto de ser arrollado por los neo-nazis? La facilidad con que se acusa y denigr a personas en las redes sociales debiera llamar a reflexión.

Ivan Vargas dijo...

Bueno luego de leer este arroz con mango no sé si está a favor, en contra o todo lo contrario dijeron en Pelando el Ojo.